Cómo medir tu cama para seleccionar el saco nórdico perfecto

El saco nórdico se ha convertido en el objeto de deseo en muchos hogares. Sus beneficios son notables, especialmente en invierno, ya que te mantiene caliente durante toda la noche. Pero para poder aprovechar todos sus beneficios, es necesario seleccionar el saco nórdico adecuado para tu cama. En este artículo, hablaremos sobre cómo medir tu cama para seleccionar el saco nórdico perfecto.

Medida de almohada

Comenzaremos por la medida de almohada. Asegúrate de medir la almohada desde el centro hasta el borde exterior. Esta medida determinará el tamaño de la funda de la almohada. La mayoría de las almohadas vienen en tamaños estándar, como la medida de 50 x 75 cm, pero algunos fabricantes también ofrecen tamaños personalizados. Si tienes una almohada de tamaño personalizado, asegúrate de elegir una funda de almohada que se ajuste a la medida exacta de la misma.

Medida de edredón

La medida de edredón es el siguiente factor a considerar en la selección de un saco nórdico. Asegúrate de medir la parte superior de la cama desde el centro hasta el borde exterior. Esta medida determinará el tamaño de tu edredón. Los edredones vienen en tamaños estándar, como la medida de 135 x 200 cm para camas individuales o la medida de 220 x 240 cm para camas matrimoniales, pero algunos fabricantes también ofrecen una variedad de tamaños personalizados. Si tienes una cama de tamaño personalizado, es importante que selecciones un edredón que se ajuste perfectamente a la medida de la cama.

Sobre tamaños personalizados de edredones

Si tienes una cama personalizada, es necesario que hagas una medida precisa de la misma antes de seleccionar el edredón. Además, es imprescindible que selecciones un edredón de tamaño personalizado que sea más grande que la cama. Debes tener en cuenta que, si eliges un edredón que sea de la misma medida que tu cama, el saco nórdico no cabrá adecuadamente en la misma. Es importante que recuerdes que el edredón tiene que cubrir todos los bordes de tu cama para que puedas disfrutar de sus beneficios al máximo.

Medida de saco nórdico

El siguiente factor a considerar es la medida del saco nórdico. La mayoría de los sacos nórdicos vienen en tamaños estándar, como la medida de 135 x 200 cm para camas individuales o la medida de 220 x 240 cm para camas matrimoniales, pero algunos fabricantes también ofrecen tamaños personalizados. Si tienes una cama de tamaño personalizado, selecciona un saco nórdico que se ajuste perfectamente a la medida de la cama.

Sobre las medidas del saco nórdico

Los sacos nórdicos están diseñados para ser más grandes que los edredones. De esta manera, el saco nórdico puede adaptarse a todos los movimientos del cuerpo durante la noche sin que tengas que preocuparte por los huecos o las corrientes de aire. Asegúrate de que el saco nórdico elegido sea, al menos, unos diez centímetros más ancho y más largo que tu edredón. Si eliges un saco nórdico demasiado pequeño, no te cubrirá adecuadamente y es posible que lo sientas demasiado apretado durante la noche.

Sobre los materiales

Además de las medidas, también debes considerar el material del saco nórdico. Los sacos nórdicos están disponibles en varios materiales, incluyendo algodón 100%, poliéster y microfibra. Cada material tiene sus ventajas y desventajas.

Algodón

El algodón es un material muy transpirable y suave al tacto. Es ideal para personas con pieles sensibles o alergias y puede ser lavado a alta temperatura. Sin embargo, los sacos nórdicos de algodón son más pesados y pueden ser más difíciles de secar.

Poliéster

El poliéster es una opción popular para los sacos nórdicos. Es liviano y fácil de usar. Además, es muy resistente y se seca rápidamente. Sin embargo, no es tan suave como el algodón y puede causar transpiración excesiva en algunos casos.

Microfibra

La microfibra es un material suave y ligero que se seca rápidamente. Es muy resistente y no se desvanece con el tiempo. Además, es una opción ideal para personas con alergias y pieles sensibles. Sin embargo, los sacos nórdicos de microfibra pueden ser más caros que los de algodón o poliéster.

Conclusión

En definitiva, es importante que elijas un saco nórdico que se adapte a las medidas de tu cama. Además, asegúrate de seleccionar un saco nórdico de material adecuado a tus necesidades. Una vez que tengas en cuenta todos estos factores, podrás disfrutar de todas las ventajas de un saco nórdico y de un sueño reparador durante toda la noche.